Delivery en tu restaurante ¿Sí o no? Factores que te harán salir de dudas

El delivery es una de las opciones al alza que sin duda funciona ¿Estás preparado para incluirlo en tu restaurante y sacar el máximo partido a esta actividad en auge?

El servicio de comida a domicilio marca tendencia. Sin una gran infraestructura y con los mínimos cambios, puede incrementar hasta un 30% la facturación de nuestro local, una cifra lo bastante apetecible como para llevarlo a cabo. Por ello, gran cantidad de establecimientos se están apuntando al delivery como unas de las alternativas más rápidas para aumentar los momentos de consumo y con ellos ingresos.

Eso sí, antes de nada necesitamos saber si estamos realmente preparados para afrontar este nuevo desafío, que inevitablemente implicará reorganizar y una puesta a punto de cada una de las áreas de nuestro restaurante. Las siguientes cuestiones te harán salir de dudas. Are you ready?

Delivery, sí o no

  • Revisa si tu carta está adaptada, o si debes incorporar una nueva para el delivery. Muchas veces los platos que se sirven en mesa no están preparados para un traslado a domicilio por su textura o cambios de temperatura, se enfrían enseguida, o porque incluso, en épocas de calor puedan llegar en mal estado a su destino.

  • ¿Puedes afrontar este nuevo volumen extra en tu gestión Back Office? Tanto de personal (en cocina, preparación o repartidores) puedes necesitar contratar más personal o ajustar los turnos, para asegurar las mínimas alteraciones en el funcionamiento normal del día a día del restaurante. O por temas de espacio, ya que necesitarás más producto y adecuar tus procesos y operaciones.

  • Haz un estudio de tu ubicación. Si es de oficinas, por lo que aumentaría la demanda en las horas de comida y en días de diario, o si es una zona residencial, donde aumentaría el trabajo en fines de semana y para las cenas.

  • ¿Estás preparado para afrontar las entregas de pedidos, o es preferible externalizarlas? En muchos casos, si no compensa económicamente, resulta mucho más cómodo llegar a un acuerdo con alguna empresa de envíos, o de entrega de comida a domicilio que se encargue de los traslados.


Lo tienes claro, pon tu delivery en marcha

Ir probando poco a poco nos ayudará a identificar qué nos funciona en el servicio y qué aspectos del delivery debemos mejorar. Prueba horarios y los platos del menú más demandados, entre otros aspectos, y para empezar, ten en cuenta:

  • El área de entrega. Calcula el tiempo de entrega para cada punto de tu zona de envíos a domicilio. Piensa que lo que valora realmente el cliente es la rapidez y el estado de la comida, lo más reciente posible.

  • El menú y su demanda. Sirve artículos y platos que se puedan trasladar bien, y si es necesario, limitando el servicio según la cantidad de pedidos en horas punta, como comidas o cenas.

  • El precio. Procura que sea lo más competitivo posible, pero inevitablemente deberás añadir un recargo por los gastos de transporte, packaging de la comida y personal extra.

  • La elección del modelo para la entrega a domicilio. Si prefieres instaurarlo y gestionarlo internamente desde cero, o contratar una empresa externa.


Una buena gestión de tus procesos y operaciones 

La decisión de instaurar delivery supone una interesante opción de negocio, pero antes de nada debemos asegurar y dotar la implantación de este nuevo canal de ventas con un equipo de personal suficiente y adecuado, teniendo en cuenta otros factores básicos e imprescindibles como una buena organización desde el punto de vista de operaciones, procesos y ventas.

La implantación del delivery siempre será más fácil con herramientas de gestión que te permitan predecir y optimizar al máximo la ampliación e inserción de este nuevo canal de venta.

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *