Una de las claves para el buen funcionamiento de un negocio de hostelería es la comunicación y gestión de tu personal y gerentes. Toma buena nota sobre cómo elaborar el mejor manual de empleado para tu restaurante.

Y uno de los mayores desafíos de cualquier negocio de restauración reside en la selección, formación, y fidelización de su personal.

Además de contratar a los mejores, es fundamental llevar a cabo una buena estrategia de control y organización de todo el equipo humano con el propósito de facilitar su trabajo, las tareas cotidianas y garantizar la calidad de un buen servicio.

Manual de personal

El manual de procedimiento de personal debe transmitir y facilitar información, transparencia y formar para garantizar el buen funcionamiento.

Puede elaborarse, teniendo en cuenta, además de las necesidades del propio equipo, incluyendo el otro gran reto y área fundamental del negocio: la parte de operaciones, tanto en el front office como en el back office.

El manual resulta una herramienta muy útil para facilitar y adaptar de forma rápida la incorporación y adaptación de nuevos empleados al restaurante, haciendo de guía para encauzar su carrera profesional dentro del equipo, asegurando la consistencia y filosofía empresarial de cada establecimiento.

¿Qué debe incluir el manual de personal?

1. La introducción, breve pero intensa

En este sentido hay que ser honesto y preguntarnos si leeríamos algo muy largo. Seguramente que la respuesta sea no, por lo que debemos resultar en este aspecto brillantes y captar la atención del personal. Lo ideal es incluir una nota de bienvenida, la breve trayectoria del restaurante, algunos puntos fuertes y una pequeña nota legal, que no contractual, incluyendo voluntad de las partes.

2. La filosofía y valores del personal

Resaltar los valores del equipo humano y cual es su misión, y por qué fueron elegidos para cumplirlos. Destacar el restaurante como algo más que el simple lugar de trabajo.

3. El nivel de profesionalidad

Independientemente de las estrellas, cualquier local debe contar con el máximo nivel de profesionalidad en todos los ámbitos, y más entre los miembros del personal. Se debe incluir:

  • Las pautas de conducta y el comportamiento esperado.
  • La vestimenta y nivel de exigencia en el aseo.
  • El protocolo en el comportamiento con los compañeros y clientes.
  • Política de acoso.

4. Procedimientos y organización

Todo aquello necesario e imprescindible para que el negocio funcione como un reloj. Procesos y procedimientos en todas las áreas del negocio, desde la manipulación del producto, hasta cómo recibir y tratar a los clientes.

5. Sobre el sueldo y sus bonificaciones

Es evidente. El sueldo y las bonificaciones interesan a cualquier empleado. Detallar el modo de pago y la política de horas extraordinarias, ya que los horarios en hostelería son interminables. Además se deben añadir en este apartado los descansos, vacaciones, fiestas.

6. Agradecimiento y firma

El manual de procedimiento no es un documento legal, pero una firma deja constancia del compromiso de cada miembro que lo lee y acepta sus condiciones.