Presentación y diseño de mesas para restaurantes. Un must have para tu negocio

Presentación y diseño de mesas para restaurantes. Valor imprescindible por el que tu negocio cobrará identidad propia, y que bien estructurado y funcional, atrapará a tus clientes.

Tan importante es contar con el ambiente perfecto y una buena carta y servicio en tu restaurante o bar, como tener un sistema de organización y diseño de mesas para tus comensales perfecto.

Pero ¿cuál es el apropiado? En función de las necesidades y características de cada local, decídete por alguna de las siguientes propuestas:

El clásico banco opuesto o cabina independiente

Para optar por este modelo lo primero es comprobar si se cuenta con espacio suficiente. Es un diseño que gusta mucho a los comensales. Ofrece comodidad e intimidad, además de proporcionar más amplitud. Lo mejor de todo, es que no interrumpe con el paso del personal del establecimiento, porque es independiente.

El inconveniente es su precio, más elevado de lo normal, pero finalmente se amortizará. El diseño de banco opuesto ocupa normalmente más de un metro. Tiene espacio para acomodar a cuatro comensales, y algún niño, por lo que, para rentabilizarlo, habrá que prepararlo para que se pueda adaptar con mesas sueltas.

Bancos corridos

Proporcionan un estilo casual e informal al local. Pensemos, por ejemplo, en las nuevas cervecerías artesanas, con o sin elaboración propia en la misma nave. Este diseño, pensado para grandes grupos, también anima a compartir mesa con desconocidos, si el número de comensales es más reducido.

Mesas altas con banquetas

Transmiten flexibilidad y mayor libertad de movimiento. Los miembros podrán incorporarse de forma prolongada en el caso que no haya sitio o asiento para todos. Esta presentación genera y anima a que acudan grupos más amplios, en el que la gente se une o se puede ir antes.

El after work es el lugar perfecto para adaptar este diseño de mesas. Aquí la gente que sale del trabajo se puede tomar algo de forma puntual y en un rato le permite moverse.

Eso sí, para que la experiencia sea plena, lo mejor es ofrecer taburetes cómodos, porque de lo contrario, en espacios reducidos y con rapidez en el servicio, se puede transmitir sensación de incomodidad, por una atención escasa y breve.

Mesas con sofás estilo ‘mesa de sobremesa y café’

Su confort tan desmesurado, hace pensar que estás como en casa, pero este ambiente en sala no es para sentarse a comer, sino más bien para tomar algo.

Aunque se puede instaurar en el interior, están pensadas para terrazas al aire libre con patio, ya que ocupan bastante espacio.

La Barra

Este diseño se puede añadir en cualquier restaurante, siempre que tenga espacio, o incluso que quiera amortizarlo, y está pensado para la espera previa o tomar algo antes de sentar a los comensales. Aunque es cierto que, con el tiempo, y cada vez más, se está habilitando la barra como alternativa y sustitución de mesa, para comer menús con el tiempo justo, o en un ambiente más informal y relajado.

Las ventajas de esta estructura son casi todas, ya que los tiempos de espera son más cortos, el servicio es más rápido, la rotación de clientes es mayor, y la relación con el barman más intensa, y de trato más desenfadado.

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *