TPV: consejos para integrarlo de forma exitosa en tu negocio

El TPV nos ayuda a una mejor gestión diaria de nuestro negocio. Sin embargo, antes de decidirnos por uno concreto, se deben tener en cuenta algunas cuestiones previas que ayuden a integrarlo de forma exitosa.

 El TPV es una de las herramientas tecnológicas más utilizadas en restauración o retail. Proporciona numerosa información al detalle, que nos ayudará de forma efectiva a mejorar la gestión y eficiencia de nuestro negocio.

Sin embargo, antes de decidirse por la elección de uno u otro, hay que detenerse y pensar en numerosos aspectos. Desde si tiene pantalla táctil, hasta si es compatible con otros sistemas de gestión o de Business Intelligence. Estos últimos son mucho más precisos, nos ayudarán a tener un control exhaustivo y detallado sobre cada uno de los puntos de la organización del establecimiento, y serán determinantes para la toma de decisiones. Decisiones que repercuten en la rentabilidad del negocio (desde la organización de personal y turnos de trabajo, hasta analíticas detalladas y previsiones de ventas).

Antes de adquirir un TPV concreto, es necesario tener en cuenta los siguientes aspectos:

1. Elaborar una lista previa de necesidades 

Nadie mejor que el gerente o dueño y su equipo al completo conoce el día a día de su propio negocio. La implantación de esta tecnología es cara y requiere de tiempo al principio, pero pensar en las necesidades concretas y cómo mejorarlas proporcionará a la larga grandes resultados.

Por ello, a la hora de implantar el TPV, se debe elaborar una lista de aquellos puntos sobre los que la dinámica y el rendimiento disminuyen, y cómo se pueden mejorar y optimizar.

Además, es importante analizar la operatividad zona por zona y en conjunto. Estos puntos serán la clave para elegir aquel sistema que se adapte mejor a tu restaurante o tienda.

2. Elegir el proveedor con la solución más completa y compatible con tu negocio

Una vez se tengan claros estos puntos, ya se puede contactar y contratar el proveedor de TPV que se adapte mejor al negocio.

La compatibilidad es fundamental. Un TPV lo más compatible con tu organización, te ahorrará muchos problemas y posibles fallos.

3. ¿En qué momento se debe implantar?

Hay numerosos establecimientos que ya lo tienen, pero si se está pensando en renovar o integrarlo por primera vez, mejor escoger un momento del día más tranquilo, fuera de movimiento, de forma que se interrumpa lo menos posible la actividad con los clientes.

Durante un momento de inactividad propia del negocio, los empleados estarán libres para poder probar el nuevo sistema y asegurar que todo el personal tendrá perfectamente controlada su utilización.

4. Ahora sí, hay que probarlo

La fase de testeo de cada una de las características del TPV contratado es fundamental. Hay que probar el cobro, las bases de datos de clientes, el inventario, etc., para comprobar que funciona efectivamente.

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *