Conocer todas las novedades en consumo y las últimas innovaciones de gestión del negocio es indispensable para estar al día de las necesidades y demandas del cliente.  En un sector tan dinámico como el de la restauración, corremos el riesgo de quedar rápidamente desfasados. Ponte de las últimas tendencias que marcarán el consumo en 2020.

El horizonte 2020 en restauración

La primera pregunta que debemos formularnos en este sentido es ¿qué rumbo debemos tomar a lo largo del próximo año 2020? No hace falta que digamos que la restauración es un mercado muy competitivo, pero no está de más saber que ante un sector tan ambicioso, debemos mantener los ojos muy abiertos y, sobre todo, estar a la última.

Desarrollamos nuestra línea de negocio en un país donde la oferta y la tradición culinaria cobran gran peso. A cada paso que damos, nos topamos con un bar o un restaurante. Además, no dejan de aparecer nuevas tendencias gastronómicas con menús y propuestas de vanguardia que no hay que perder de vista.

Sobre este escenario debemos ser competitivos y, aun con los desafíos que se nos plantean a diario (operacionales, de gestión de personal, de nóminas y gastos, y de organización en general), tenemos que mirar hacia el horizonte y contar con las nuevas necesidades que nos marca el sector.

La sostenibilidad, el consumo responsable o el ultra-convenience son algunos de los protagonistas para 2020.

Los consumidores y sus necesidades: tendencias en 2020

Nuestro foco principal es siempre el consumidor. Debemos anticiparnos a sus necesidades teniendo en cuenta que cada vez demanda más innovación. Estas son algunas de las tendencias de consumo para 2020:

  • Food Telling: se trata de una tendencia en auge en los últimos años y que aporta valor añadido tanto al producto como a las marcas. Inspirada en la técnica de marketing storytelling (de ahí su nombre), intenta narrar la procedencia de los alimentos de forma, convertir el momento de la comida en un viaje, toda una experiencia sensorial a través de los distintos sabores. El food telling es una iniciativa que, más que inversión, requiere de cierta capacidad creativa. Por ello, requiere poner a prueba nuestras habilidades y dar rienda suelta a nuestra propia creatividad.
  • Experiencias multisensoriales: este es uno de los efectos que provoca el food telling. Además de los olores o los sabores, entran en juego otros elementos, como la textura, los colores o la densidad de los alimentos, la distribución del espacio, la decoración, la música o la temperatura del local. Todos estos factores sirven para provocar diversas sensaciones durante la comida.
  • Conveniencia del consumidor: una realidad imperante que cobrará mucho más protagonismo a lo largo del próximo año 2020. Los horarios son cada vez más ajustados, y los restauradores deben conocer muy bien los tiempos que manejan sus clientes en el día a día. El ultra-convenience llega hasta el límite de entregar los pedidos en los sitios públicos, por ejemplo.

¿Hacia dónde va el producto en 2020?

  • Cero desperdicios: la preocupación por el cambio climático está cada vez más presente en todos los ámbitos, incluidos los medios de comunicación y las redes sociales. Por eso, es indispensable llevar a cabo un mayor aprovechamiento del producto. El objetivo es doble: rentabilizar al máximo la inversión en producto y mejorar la imagen de nuestro local de cara al cliente más responsable.
  • Alimentos saludables y sostenibles: el consumidor está más concienciado con su alimentación y necesita saber que lo que come es sostenible. Primarán los alimentos que mejoren y cuiden el sistema intestinal (productos fermentados, como los yogures o el kéfir) y los basados en proteína vegetal. Debemos prestar gran atención a las posibilidades que ofrecen los productos vegetales. Además, la cocina de mercado y los productos de temporada se convierten en grandes aliados, especialmente en aquellas zonas donde la gastronomía es muy rica y ofrece una gran variedad de platos estacionales.
  • Menús independientes y alternativos libres de alérgenos: desde hace unos años, la normativa europea obliga a informar con detalle de los tipos de alérgenos de cada plato. Para 2020 se impulsará esta tendencia mediante la oferta de menús y cartas específicas e independientes que incluirán nuevas alternativas libres de alérgenos y aptas para personas con diferentes intolerancias.
  • Menús infantiles, más variados y sanos: el consumidor extiende sus exigencias a la alimentación de sus hijos e hijas. El clásico pollo empanado o la pasta con tomate formarán parte de un gran listado con nuevas alternativas donde las verduras o las proteínas vegetales ocuparán un lugar predominante en la carta.
New call-to-action

 

Otras tendencias de consumo

  • Lunch everyday: Quizá todavía no sea lo más recurrido en nuestro país, pero se tiende cada vez más a una oferta de platos variados, sanos y completos, adaptados para consumir en cualquier momento y a cualquier hora. Nos estamos concienciando sobre la importancia del desayuno como una de las comidas más importantes del día, y en 2020 los restauradores debemos tratar de tener esta opción en el punto de mira y contar con una oferta de desayunos completos y más abundantes.
  • Espacios itinerantes con ofertas gastronómicas en un mismo local: Si el comedor de tu restaurante es lo suficientemente amplio, 2020 puede ser tu oportunidad para ampliar tu negocio. Por ejemplo, montando miniespacios itinerantes con nuevas propuestas culinarias.
  • El móvil, toda una revolución en los hábitos de consumo en hostelería: Los teléfonos inteligentes y la continua aparición de nuevas aplicaciones han revolucionado el consumo, los pedidos, las formas de pago o la valoración de la experiencia de los clientes con los establecimientos. Durante 2020 se consolidan en el mercado nuevos hábitos de consumo como los pedidos por pantalla, la recogida online a través de dispensadores o taquillas, o el pago por móvil.

Ahora que tienes claro hacia donde irán las tendencias de consumo en bares y restaurantes para el próximo año, cuenta con ellas y, sobre todo, ponlas en práctica.