3 habilidades fundamentales y comunes a cualquier negocio de restauración o cadena independiente que el gerente de un restaurante debe desarrollar.

Los gerentes o personas que llevan a cabo a dirección de restaurantes de forma más eficiente y con éxito, comparten tres cualidades. Analizamos cada una de ellas con detenimiento.

1. Capacidad de gestión de negocio

La combinación del concepto de restaurante, el producto atmósfera y estilo de servicio conforman lo que conocemos por experiencia de cliente, y son la clave para crear un buen restaurante.

Pero no siempre un buen restaurante es sinónimo de un negocio rentable y sostenible.

En ocasiones, vemos buenos restaurantes independientes que tienen dificultades para ser rentables, o para crecer.

Por ello, es importante incorporar en nuestro equipo personas con capacidades de gestión del negocio.

Por una parte, de todos los aspectos económicos y financieros, como gestionar adecuadamente las ventas, no solo controlando la facturación, el ticket medio, sino siendo capaz de anticipar ventas, crear previsiones, analizar tendencias, etc.

Mantener un control al detalle de las compras y gastos operativos. Y, por supuesto, calcular y mantener un margen de beneficio adecuado.

2. Capacidad de gestión operativa para garantizar la consistencia

Para garantizar esa experiencia de usuario que comentábamos, y que hace que nuestros clientes repitan, es decir, para generar recurrencia, el factor más importante es la consistencia.

Las recetas y escandallos estandarizados, los procedimientos, las checklists entre otros son herramientas que ayudan a mantener esa consistencia y esa experiencia de usuario reconocible, independientemente de quién esté ese día de turno en la cocina o en la sala.

Son herramientas clave que, además, es posible automatizar gracias a los actuales softwares de gestión para restaurantes.

Estas soluciones ayudan a liberar al gerente de estas tareas diarias y para dedicar más tiempo al resto de labores propias de su cargo, como la estrategia o la organización, planificación y, por supuesto, la atención de los clientes.

3. Capacidad de generar una cultura apropiada

El equipo de profesionales es el activo más importante de cualquier restaurante. Y son fundamentales para lograr esa consistencia de la que hablábamos.

En sus manos está seguir esos procedimientos definidos, mantener ese estilo de atención a los clientes y trabajar como un auténtico equipo.

¿Cuál es la fórmula para conseguir esta implicación de los empleados? La cultura: la forma de pensar, las actitudes y los comportamientos de nuestro negocio.

La cultura también refleja cómo es el estilo de dirección, el ambiente de trabajo, si los empleados están cómodos en su trabajo, si se sienten reconocidos, si se preocupan de verdad por el negocio y por sus compañeros…

La clave de esta estrategia depende de las directrices del gerente ya que él mismo el encargado de generar un buen ambiente de trabajo.

Por lo que una de sus misiones está en mejorar las habilidades de liderazgo con el objetivo de generar trabajo en equipo de calidad, responsable y capaz de ofrecer un servicio excelente.

Para concluir, estas tres cualidades, son la base del área de dirección de restaurantes y fundamentales para la buena marcha del negocio.

Sin embargo, en la actualidad es clave contar con soluciones que ayuden a la gestión y planificación diaria con el objetivo de permitir al gerente lograr el éxito del buen funcionamiento.

En MAPAL Software contamos con la experiencia y tecnología que necesitas. Si quieres descubrir cómo podemos ayudarte, contacta con nosotros o solicita tu demo sin compromiso.