El capital humano es uno de los factores diferenciales en restauración. Y está demostrado que cuando el personal no está motivado y contento, las cosas no marchan bien. Descubre las claves para aumentar el rendimiento de tus empleados y mejorar la rentabilidad del restaurante.

Condiciones de trabajo difíciles, horarios interminables e irregulares o falta de motivación son algunas de las principales dificultades a las que se enfrentan a diario los empleados del sector de la restauración.

Todos estos condicionantes hacen que el equipo pueda perder la motivación y deje de estar satisfecho en el desempeño de sus funciones. Y esto a su vez puede provocar falta de eficiencia y reducir la productividad del establecimiento.

La productividad y el rendimiento laboral… algunas ideas

Como ya hemos mencionado en otras ocasiones, la productividad se puede obtener al realizar el mismo trabajo muchas veces tratando de mejorar gradualmente los resultados obtenidos.  Muy relacionado con el concepto de productividad, el rendimiento de los empleados, que se utiliza sobre todo en contextos de evaluación de personas, hace alusión al producto del trabajo de un empleado o un grupo de empleados.

Según Wolters Kluwer, “las organizaciones suelen plantear para ese producto del trabajo unas expectativas mínimas de cantidad y calidad, que los empleados deben cumplir o superar. Para ello las organizaciones plantean incentivos con los que fomentar dicho rendimiento laboral”.

Es muy importante destacar lo que parece obvio, y es que si queremos obtener una buena productividad y rendimiento de los empleados debemos no debemos medir solamente en términos de lo que producen, sino que hay otros factores muy importantes que hay que tener en cuenta como la actitud en el equipo, la amabilidad hacia los clientes, etc.

Una buena manera de entender el rendimiento y la productividad de una forma más personalizada es comprendiendo cuáles son los perfiles de empleados con los que contamos en nuestra compañía.

rendimiento de los empleados, empleados restaurante, personal restaurante, productividad empleados restaurantes, personal restaurante, trabajadores restaurante

Conociendo a nuestros empleados:  los diferentes perfiles

Hay diferentes teorías para hacer un perfil de nuestros empleados. En este caso presentamos cuatro categorías de perfiles que nos parecen muy fáciles de identificar. Por supuesto que si luego se quiere ir más allá se puede acudir a teorías como la de las 16 personalidades, que es una evolución del famoso test de personalidad Myers Briggs, muy popular en EEUU.  Pero para ir empezando…

  • Los perfeccionistas: quienes quieren hacer muy bien su trabajo.
  • Los empleados que vuelan: aquellos que prefieren ser rápidos, sin importarles tanto el resultado final.
  • Los que cumplen, sin más: simplemente quieren hacer lo que se les pide.
  • Los ideales: aquellos que quieren hacerlo muy bien y rápidamente. Este último perfil es muy interesante y sería una buena estrategia centrarnos en él para mejorar nuestra rentabilidad, como parece obvio.

El rendimiento de los empleados es el resultado de la ecuación entre su fidelidad hacia la empresa y su capacidad de innovación.

Cuanto más contentos y comprometidos estén, mayor será su motivación para trabajar en el crecimiento del restaurante. Es decir, pondrán toda su creatividad en juego y harán lo necesario para proponer ideas útiles y novedosas.

Para fomentar el compromiso y la creatividad, la empresa debe esforzarse por mejorar el bienestar entre sus empleados. Pero, ¿cómo lograrlo?

La principal solución a la hora de optimizar el crecimiento de tu restaurante es una buena gestión del personal que garantice la motivación y fidelidad de tus empleados. Veamos cuáles son algunas de las claves para mejorar tanto el lugar de trabajo como la rentabilidad del negocio.

1. Seamos positivos

En primer lugar, debemos concentrarnos en los aspectos positivos. La mejor manera de motivar a los empleados para mejorar su rendimiento es crear un ambiente de trabajo agradable en el que se sientan estimulados y al que disfruten yendo todos los días. Para crear una atmósfera positiva, debemos empezar cultivando este optimismo en nosotros mismos.

Dos ejemplos sencillos: fomentar la empatía y ser analíticos, no anticiparnos. Cuando tengas que avisar a un empleado de un fallo que ha cometido, háblale como te gustaría que te hablaran a ti en lugar de culparlo del error. Antes de acusar a los empleados, observa cómo se lleva a cabo el trabajo en equipo para detectar por qué un determinado método no funcionó. Este tipo de acciones ayudan a crear un clima de confianza en el equipo.

2. Seamos amables y considerados

Es importante prestar especial atención a tus empleados. Hay que pensar que son el corazón de tu restaurante; por ello, tienes la responsabilidad de cuidar de ellos. Preocúpate por su salud, por su estado de ánimo, por su familia, etc.

Si los trabajadores se sienten integrados en el local, se involucrarán más en el logro de los objetivos de negocio. El trabajo se convertirá en su segunda familia y harán todo lo posible para que funcione.

3. Fomenta la paciencia y el respeto

Muchos managers piensan que gritar o hablar con carácter autoritario es la mejor forma de ganarse el respeto de sus empleados. Pero da la casualidad que resulta todo lo contrario. Más bien, es la manera más rápida de provocar su indignación y generar indiferencia. Por ello, es preferible mantener la calma, escuchar las explicaciones, tratar de entenderles y tomar en serio sus comentarios.

4. “Es de bien nacido ser agradecido”

Lo dice el refrán, y es cierto. Agradecer el trabajo de tus empleados y dar ejemplo son dos máximas vitales. Dar las gracias puede parecer algo banal a primera vista, pero es un hábito muy saludable y positivo.

Se recomienda agradecer a menudo el esfuerzo de al equipo; cuando se promueve el buen comportamiento de alguien, existen muchas posibilidades de que siga actuando correctamente. Tus empleados tienen derecho a saber que el éxito del restaurante depende también de ellos.

Por otro lado, tienes que ser consciente de que eres la imagen y el ejemplo a seguir dentro de la empresa. Si sueles llegas tarde, no esperes que tus empleados sean siempre puntuales. Te observan y siguen tus pasos. Así que cuida muy bien lo que haces y tus hábitos como gerente. El rendimiento en el trabajo también requiere hacer lo correcto.

Por último, resulta positivo felicitar a los buenos empleados en público porque fortalece su autoestima y los anima a seguir esforzándose en el futuro. Si tienes que darles un toque de atención por algún hecho concreto, siempre y mejor en privado.

5. El “aprendizaje continuo”

Promover la formación se traduce en una mayor motivación y en no caer en la monotonía. Ya sea probando recetas nuevas, a través de platos tradicionales o aprendiendo a usar nuevas herramientas y equipos de cocina.

La formación es una excelente manera de mejorar el rendimiento de tus empleados en los restaurantes. Además de sentirse valorados e involucrados en el proyecto, lo que aumenta su motivación, serán más competentes en la producción o gestión de las actividades del restaurante. Y cuando la motivación se une a la competencia, el resultado es un mejor rendimiento.

El veredicto: un mejor el desempeño laboral

Existe un vínculo directo entre la gestión de personal del restaurante y el rendimiento laboral de los empleados. Cada uno de los consejos anteriores supone una ayuda real para el crecimiento de los restaurantes. Por eso ha llegado la hora de darle a tus empleados la importancia que se merecen.