El cuidado del medio ambiente y la defensa de una alimentación más sana están transformando los hábitos de consumo. Muy conscientes de ello, tanto las marcas de alimentación y bebidas como los restaurantes, están tomando partido en el asunto.

Hace unas semanas hablábamos con detalle sobre la sostenibilidad en restauración, cómo implantarla en nuestro negocio paso a paso, y por qué está tan presente en el sector Horeca.

Por cierto, no dejéis de leer este artículo de nuestro blog porque sin duda os ayudará a entender muy bien las tendencias que contaremos a continuación.

Explicábamos que debemos partir de cero desde la concienciación (de los proveedores, del personal, etc.) y tener muy claro qué elementos debemos transformar para que un establecimiento sea más sostenible.

Uno de estos elementos es la materia prima. El producto es la base del restaurante y si no pensamos en las personasy sus necesidades actuales, podemos correr el riesgo de estar destinados al fracaso.

Un restaurante sostenible empieza por una comida sostenible…

Hace tiempo las tendencias marcaban que teníamos que ser respetuosos con el medioambiente y la protección y el bienestar de los animales. Hoy en día mimar el producto en su totalidad es algo vital. Desde que entra en contacto con las distintas industrias, hasta que llega a la mesa de cada comensal.

Además, se tiene que tener en cuenta cuál será su aprovechamiento máximo y las vitaminas que pueden aportar cada uno de sus componentes.

En esta parte tienen mucho que ver el desarrollo de la tecnología, una mejor eficiencia y aprovechamiento de los recursos energéticos, y el avance de las técnicas de investigación de los últimos años sobre los productos y los distintos alimentos. Estas técnicas soncapaces de aportar mucha más información acerca de sus distintos compuestos y hasta qué punto pueden ser considerados como alimentos saludables.

Este tipo de información está permitiendo un mejor destino del producto, evitando en consecuencia el desperdicio de algunos de sus elementos, que hasta ahora se consideraban residuos. Por ejemplo, las cáscaras de determinados productos como las patatas.

El trash cooking, o técnica de reutilización de los recursos, permite que noscomamos las patatas en guarnición o como aperitivo con cáscara incluida porque aportan una serie de nutrientes; y de hecho, hasta nos saben más ricas y auténticas. Algunas cadenas casual llevan tiempo poniéndolo en práctica con las populares patatas gajo, tan de moda últimamente.

Estas y otras prácticas están permitiendo toda una serie de avances hacia una comida más saludable dentro de los restaurantes.

Veamos cuáles son las tendencias de comida sostenible que no debemos perder de vista en los restaurantes.

6 tendencias de comida sostenible en los restaurantes

1. Gastronomía vegetariana sostenible… lo más de lo más

Vegetarianos, veganos, crudiveganos o incluso ovo-lacto-vegetarianos. No dejan de aflorar nuevas formas de alimentación, que al fin y al cabo se convierten en una filosofía de vida, más que una moda o tendencia pasajera.

Los vegetales y la proteína de origen vegetal se imponen sobre los productos cárnicos, y la realidad es que están influyendo en el consumo diario y en la oferta de los restaurantes.

Cada vez hay más y nuevas versiones donde la materia prima es 100% vegetal. Véanse por ejemplo las hamburguesas o salchichas vegetales, y un aumento de productos lácteos como gran variedad de quesos o postres de yogur, entre otras propuestas.

2. Alimentos saludables

La salud y la concienciación respecto a unos hábitos más saludables priman en la alimentación. Se tiende a una gastronomía más sana, en la que por ejemplo aparecen nuevos elementos de toque dulce más sanos sustitutos de los azúcares refinados como las zanahorias o la remolacha.

Proliferan también las phat fats (grasas buenas), que se encuentran en el aguacate, el aceite de oliva o en los cacahuetes, entre otros.

También abundan ya los aperitivos con sello “healthy”. Cada vez se incluyen más en las cartas de los restaurantes fiambres o quesos de calidad, algunos insectos, o hasta las algas marinas en forma de barrita.

3. Transparencia en el etiquetado de los productos

Las medidas de control en el etiquetado de los productos no harán sino aumentar en los próximos años. El gluten-free, vegan, o el non-GMO Project, se verán con más frecuencia en los envases.

Se refuerzan los productos certificados y se endurecerá la regularización y control legislativo de los alimentos, como por ejemplo, la reciente Ley del pan, cuyo objetivo es crear un marco legal de calidad respecto a la producción del producto, otorgando mayor seguridad al consumidor.

4. “Food to Go” de calidad

En algunos países está muy implantado desde hace décadas, pero en nuestra cultura, aunque lleva menos tiempo, ahora es sinónimo de éxito. Cada vez más establecimientos se suman a esta tendencia y cuentan con un apartado «Food to go» o de comida para llevar, en el que el consumidor demanda alimentos sanos (cocina de mercado y platos preparados con legumbres, ensaladas, o pescados y carnes guisadas y cocinados al estilo tradicional).

Aquí la tecnología juega un papel determinante, especialmente en la agilización de procesos, con el objetivo de ahorrar tiempo y asegurar la calidad máxima de los alimentos durante la entrega.

5. Cultivo sostenible a través de las cocinas de los restaurantes

Nada mejor que ofrecer producto sostenible y natural que cultivándolo directamente en el interior de nuestro restaurante.

Ya es frecuente ver cómo algunos bares y restaurantes disponen de un espacio exterior con huerta, o plantas aromáticas en el back office o la parte de cocina.

6. Alimentos funcionales según la edad

El sector de la población mayor de 60 años no deja de crecer. Es un grupo con poder adquisitivo e interesado en determinados productos funcionales para mejorar su salud durante esta etapa.

Así surgirán en el mercado novedades y suplementos destinados a la salud y a prevenir el envejecimiento.