Cada vez son más los emprendedores que optan por abrir un restaurante de una cadena debido al beneficio de verse respaldados por una marca ya conocida. Si estás pensando en apostar por este modelo de negocio, te explicamos brevemente cómo funciona una franquicia de restauración.

Cómo funciona una franquicia de restauración

La franquicia es una asociación comercial entre dos empresas: el franquiciado y el franquiciador. ¿Qué aporta cada uno de ellos?

1. El franquiciado

En primer lugar, el franquiciado es la persona que quiere abrir en su zona el negocio del franquiciador. Se trata de un profesional que desea tener un restaurante propio pero respaldado por una modelo de negocio que ya ha tenido éxito probado.

El franquiciado debe hacer una inversión inicial que cubra los recursos necesarios para poner en marcha la franquicia de restauración, incluyendo la formación y el material promocional.

El coste de la inversión viene marcado por cada franquicia, y varía mucho de unas a otras, pudiendo oscilar desde los 20.000 hasta los 800.000 euros. Aparte de esta inversión, el franquiciado debe dar parte de sus ingresos al franquiciador, como pago por el uso de la marca.

Cada franquiciador impone sus condiciones al franquiciado en oferta culinaria, política de precios y ofertas.

2. El franquiciador

En segundo lugar, es la empresa que ha desarrollado un modelo de negocio exitoso y quiere expandir su negocio utilizando el modelo de franquicia en lugar de abrir nuevas delegaciones propias. La franquicia de restauración por su parte aporta varios servicios al franquiciado:

  • Concesión de explotación: un contrato por el cual el franquiciador concede al franquiciado el derecho a explotar el concepto de negocio en su zona.
  • Ayuda en los primeros pasos: muchas franquicias ayudan activamente al franquiciado a arrancar, colaborando en cosas como la búsqueda de un local adecuado, el montaje o la contratación de personal.
  • Formación: el franquiciador le proporciona al franquiciado toda la formación que necesita para saber cómo gestionar el negocio. El dossier de la información precontractual, el manual de operaciones y el contrato de franquicia suelen incluirse en lo que se conoce como paquete de franquicia.
  • Soporte continuo: la relación entre franquiciador y franquiciado es continua. El franquiciado ofrece soporte constante en temas tan importantes para el restaurante como suministros, gestión del restaurante y marketing.

Como ves se trata de un sistema simbiótico en el que las dos partes salen ganando.

Esperamos haberte aclarado cómo funciona una franquicia de restauración. Si tienes cualquier duda, los comentarios están abiertos.