Cada vez son más los emprendedores que optan por abrir el restaurante de una cadena, especialmente al encontrarse respaldados por una marca ya consolidada en el mercado. Si piensas apostar por este modelo de negocio, te explicamos cómo funcionan las franquicias de restauración.

Antes de lanzarte… piensa bien el modelo de negocio de tu franquicia de restaurante

En primer lugar y siendo honestos, entre tantas franquicias de restauración que existen en el mercado, la elección no es nada fácil.

El modelo de franquicia cada vez está más extendido en España, y más en hostelería. Funciona, y eso hace muy viable su implantación.

En el mercado actual el sector de hostelería y restauración en franquicia es uno de los más potentes y sólidos, por lo que abrir una franquicia de restauración se convierte en una vía muy apetitosa.

Coexisten proyectos de franquicia más consolidados y ambiciosos, con otras inversiones más pequeñas, por lo que las opciones para el franquiciado son múltiples.

También debemos contar con otros condicionantes como la zona y la estacionalidad (el éxito en restauración se lo llevan las franquicias en la costa en temporada alta, o las grandes ciudades).

Existen más de 1.000 enseñas de restaurantes, pero es determinante analizar el concepto. Sobre todo, porque además de elegir una franquicia que encaje bien con nuestra forma de vida y valores, debemos pensar también en aquel modelo de negocio que más nos conviene.

¿Somos de la liga healthy, nos gusta el fast food, siempre quisimos montar un modelo de autoservicio, nos apasiona el casual food o preferimos las últimas tendencias? Estas y otras preguntas son las que nos deben rondar por la cabeza

Pero antes de nada, debemos plantearnos algunas cuestiones previas que debemos tener muy claras antes de introducirnos en el mundo de la franquicia de restauración.

3 aspectos importantes en las franquicias de restauración

1. ¿Queremos ser solamente inversores, o también participar en la gestión?

Este aspecto es básico. Quizá contemos con capital y queramos aportarlo a la sociedad de la franquicia con nuestra participación, o en cambio, puede que queremos ser parte del mismo con la gestión diaria de nuestra propia unidad.

Sin duda, el nivel de responsabilidad no es el mismo. La clave está en determinar el tiempo y esfuerzo que le vamos a dedicar, y saber que vamos a poder gestionarlo bien.

2. ¿Tienes experiencia en restauración?

Una vez que tengamos claro el nivel de implicación, es importante contar con el asesoramiento o experiencia suficiente para montar la franquicia de restauración.

Nos gusta el sector, pero también es importante que la temática sea afín a nuestros gustos y preferencias.

Incluso en algunos casos son las franquicias quienes estudian el perfil de emprendedor que necesitan para su negocio.

3. ¿Estás listo para formar parte de la filosofía que implica un negocio de franquicia?

Si queremos formar parte de alguna de las franquicias de restauración, debemos estar preparados y entender que seremos parte de una gran estructura donde existe una matriz, o varias, y sus distintas sedes.

Como funciona una franquicia, franquicias restauración, como funcionan las franquicias, franquicias de restauración, franquicia restaurante, franquicias restauración, franquicias de restauración

De esta relación debemos sacar los aspectos positivos, como el aprendizaje de esta estructura de negocio y el contar con el respaldo de una marca consolidada de franquicia.

Cómo funciona una franquicia de restauración

La franquicia de un restaurante no deja de ser básicamente asociación comercial entre dos empresas, por un lado, tu local, siendo tú el franquiciado, y por otro lado el franquiciador, que estará por encima de nuestra división, respaldando la marca.

Veamos qué aporta cada uno de ellos:

1. El franquiciado

En primer lugar, el franquiciado es la persona que quiere abrir en su zona el negocio del franquiciador.

Se trata de un profesional que desea tener un restaurante propio, pero respaldado por una modelo de negocio que ya ha tenido éxito probado. Para ello,  necesita llevar a cabo:

  • La inversión inicial

El franquiciado debe hacer una inversión inicial que cubra los recursos necesarios para poner en marcha la franquicia de restauración, incluyendo la formación y el material promocional.

El coste de la inversión viene marcado por cada franquicia, y varía mucho de unas a otras, pudiendo oscilar entre los 20.000 hasta los 800.000 euros.

  • El canon y los royalties en las franquicias de restauración

Aparte de esta inversión, el franquiciado debe dar parte de sus ingresos al franquiciador, como pago por el uso de la marca.

Cada franquiciador señala sus condiciones al franquiciado en oferta culinaria, política de precios y ofertas.

Además, el franquiciado o emprendedor que abre una franquicia deberá que hacer frente al llamado pago del “canon de apertura”, y a los “royalties” que se establezcan en cada contrato de franquicia por los servicios prestados. Estos pueden ser mensuales, trimestrales, anuales, etc.

2. El franquiciador

En segundo lugar, el franquiciador es la empresa que ha desarrollado un modelo de negocio exitoso y quiere expandir su negocio utilizando el modelo de franquicia de restaurante en lugar de abrir nuevas delegaciones propias.

La franquicia de restauración aporta varios servicios al franquiciado:

  • Concesión de explotación

Es decir, un contrato por el cual el franquiciador concede al franquiciado el derecho a explotar el restaurante en su zona. 

  • El primer impulso

Los primeros pasos son determinantes y en el modelo de franquicia esta parte se hace mucho más llevadera.

Muchas franquicias ayudan activamente al franquiciado a arrancar, colaborando en cosas como la búsqueda de un local adecuado, el montaje o la contratación de personal.

  • La formación

El franquiciador le proporciona al franquiciado toda la formación que necesita para saber cómo gestionar el negocio.

El dossier de la información precontractual, el manual de operaciones y el contrato de franquicia suelen incluirse en lo que se conoce como “paquete de franquicia”.

  • Labor de soporte continuo

La relación entre franquiciador y franquiciado es continua. El franquiciado ofrece soporte constante en temas tan importantes para el restaurante como suministros, gestión del restaurante y marketing.

Como vemos se trata de un sistema simbiótico en el que las dos partes salen ganando.

Las franquicias de restauración más exitosas cuentan con un software de gestión

Tengamos en cuenta que las franquicias de restauración más importantes y los grandes grupos cuentan con una experiencia en gestión muy consolidada.

En la mayoría de los casos sus sistemas operativos están muy demostrados y organizados, y además suelen ser pioneros en el uso de sistemas business intelligence que les ayudan a optimizar al máximo los recursos, y que viendo que funcionan, extienden al resto de la organización.

Con estas pautas, esperamos haberte ayudado a comprobar cómo funciona una franquicia de restauración. Si tienes cualquier duda, los comentarios están abiertos.