En el siguiente post vamos a ver cómo un modelo de gestión y remuneración justa para los empleados resulta fundamental para la buena marcha de cualquier bar o restaurante.

En los procesos de gestión de personal de un restaurante intervienen diversos factores que pueden contribuir a hacer más feliz el día a día de los empleados, que son la verdadera alma del negocio de la restauración. Además de un buen ambiente de trabajo o de una adecuada planificación de horarios y tareas, que ayuda a hacer más eficiente el trabajo, un aspecto fundamental es el salario.

Es evidente que un buen sueldo a final de mes tiene mucho que ver con la motivación de los profesionales de la restauración. En general, aquellos empleados de un restaurante bien remunerados son más felices y muestran mejores tasas de productividad.

Así que, si estamos metiendo la cabeza en el sector de la restauración, no conocemos muy bien las remuneraciones legales ni sabemos cuál sería un salario justo para nuestro futuro equipo o, quizás, estemos inseguros del grado de satisfacción de la plantilla, podemos hacernos una idea a través de los siguientes datos.

Veamos, en primer lugar, cómo son los sueldos del sector en España.

¿Cuánto cobra un profesional de un restaurante en España?

Para hacernos una idea general de la media de los sueldos en el sector hostelero, hemos extraído los datos del portal de empleo especializado Turijobs a partir de un análisis de más de 9.000 ofertas laborales en España y Andorra. El sueldo medio se sitúa en los 19.593 euros, si bien hay que tener en cuenta factores como la experiencia y el crecimiento paulatino en función de los años que se desempeña en un mismo puesto de trabajo o las funciones que se desarrollan.

En concreto, los puestos más económicos recaen en los perfiles juniors y en los empleados temporales. El área de recepción y reservas experimenta mayores subidas salariales. Los saltos más grandes quedan para los mandos intermedios y puestos de directivos y gerentes. Dentro de cocina, algunos sueldos son más elevados. Por ejemplo, un jefe de cocina ingresa unos 25.277 euros anuales.

Por otro lado, como la restauración es un sector con mucha temporalidad, también intervienen numerosas agencias de trabajo temporal. De acuerdo con datos de Adecco, con fecha de finales de septiembre de 2019, el sueldo de un agente de reservas se sitúa en unos ocho euros por hora, mientras que la retribución anual de camarero por ETT es de unos 15.000 euros al año.

Ahora que conocemos la media en España, veamos las formas de remuneración que podemos llevar a cabo para cumplir con los estándares marcados y, sobre todo, poder recompensar de forma justa el trabajo a nuestro equipo.

¿Cómo remunerar a nuestros empleados?  

Existen formas de retribuir el trabajo de los empleados de un restaurante. La ley estipula una cantidad mínima, a partir de ahí está la parte emotiva o justa para asegurar una correcta gratificante para todos. En función de la práctica común de cómo se procede en numerosos establecimientos, hemos extraído varias modalidades.

1. Sueldo fijo mensual

El salario fijo es la base que cobra el empleado a cambio de su trabajo en el restaurante. Se entrega mediante nómina y es independiente de los resultados que obtenga cada miembro del equipo. Para esta cantidad fija, que es inamovible, nos fijaremos en el convenio colectivo y en las tablas salariales que incluye.

2. Sueldo fijo + variable

Al sueldo fijo se puede añadir una cantidad variable que sirve, sobre todo, para motivar al empleado marcando unos objetivos concretos, alcanzables y reales que supondrán un reto para el trabajador.

El porcentaje depende de cada sitio, pero será con carácter general menor al sueldo fijo, ya que es un reto y motivación. Puede ser un variable mensual fijo o un variable porcentual en función de objetivos alcanzados por la empresa que puede repartirse a final de año, por ejemplo.

Esta parte variable la puede abonar la empresa o también puede acordarse en forma de propinas. Aunque aquí no es obligatoria, al contrario que en otros países, en función de la ubicación y del tipo de local, las propinas pueden compensar al trabajador con creces.  Algunos restaurantes o bares acuerdan una recaudación conjunta de las propinas para posteriormente repartirlas entre el equipo.

3. Salario emocional en un restaurante

Se puede considerar como parte de la totalidad del salario y es uno de las partes del sueldo más motivadoras. Es un reconocimiento al trabajo bien desempeñado. Contribuye a mejorar el ambiente laboral y ayuda a generar en el equipo la sensación de que hace su trabajo porque realmente merece la pena e, incluso, les resulta gratificante.

Este salario emocional suele tener además de la parte fija y variable, algunos beneficios sociales, ya sea en forma de tiempo o por ventajas (de carácter familiar, sanitarias con un seguro médico, o por ofertas en determinadas compras, etc.). A veces también se otorgan en forma de bonificaciones, por ejemplo, para el empleado del mes o para el cocinero que proponga alguna nueva sugerencia en el menú.

Como se puede comprobar, la remuneración justa es la que a la larga compensará a cualquier negocio de restauración. Se puede decir así que el sueldo ideal es la suma entre el salario fijo, el variable, los beneficios y el salario emocional. Si a esta parte salarial sumamos unas buenas condiciones y ambiente de trabajo, podremos decir que estamos cumpliendo con creces.

New call-to-action