Acabas de contratar a un nuevo empleado para tu restaurante. Enhorabuena, pero tu trabajo está lejos de haber terminado. La experiencia de los nuevos empleados en sus primeras semanas es crítica para determinar su compromiso con la empresa y su rendimiento laboral. En este artículo, explicamos cómo implementar un buen plan de incorporación para mejorar la adaptación de nuevos empleados en el equipo del restaurante.

¿Qué es un plan de incorporación?

La incorporación es el proceso de orientar a los nuevos empleados para facilitar una buena integración en la empresa. El objetivo principal de un plan de incorporación es ayudar al recién llegado a comprender sus tareas diarias y a adaptarse al lugar de trabajo, a los compañeros y a la cultura de la empresa para que se sienta cómodo internamente.

Existen diferentes formas de poner en marcha un plan de incorporación atendiendo a la formación e integración de los nuevos empleados. A continuación, analizamos la importancia de llevar a cabo una buena acogida y te contamos algunas de las mejores prácticas implementadas en la actualidad.

Beneficios de un buen plan de incorporación

Hacer que los nuevos miembros del equipo se sientan bienvenidos en su lugar de trabajo ofrece múltiples beneficios. Estos son algunos de ellos:

  • Entender las rutinas, la organización y el trabajo diario en el restaurante.
  • Comprender los valores y características importantes para la cultura de la empresa. De esta forma, los nuevos empleados podrán apreciar mejor a sus compañeros y se integrarán más rápido en el equipo.
  • Facilitar la transición: esto mejora la satisfacción en el trabajo y proporciona el sentimiento de pertenencia.
  • Impulsar la confianza en la empresa gracias a la formación y al interés en las expectativas del nuevo empleado.
  • Resolver dudas para reducir los malentendidos que pueden conducir a la frustración, la ira o a la incomprensión, así como otros problemas que pueden conducir a una dimisión anticipada de los empleados.

El plan de incorporación, pieza clave para mejorar el rendimiento

La rotación de empleados resulta muy cara y mejorar la rentabilidad del restaurante sin preocuparse por este factor es imposible. Cada vez que un profesional deja la empresa, la moral y la productividad se resienten, lo que obliga al gerente del restaurante a buscar nuevas estrategias para motivar al personal. Por eso es esencial que la dirección del restaurante sea leal al equipo. Y el primer paso es un proceso de incorporación bien diseñado para informar a los nuevos empleados del lugar que ocupan en la cultura corporativa. Una gestión inteligente de su restaurante empieza aquí.

Una parte importante de la integración de los empleados es la formación sobre las tareas diarias. En una primera impresión, el recién llegado compara la descripción inicial del puesto de trabajo con la realidad. A partir de ahí, se enfrenta verdaderamente a lo que tendrá que hacer a diario. Al final del proceso de integración, el nuevo empleado necesita saber cuál es su papel en el equipo y en la empresa. La integración debe servir para que el empleado se sienta como una parte valiosa de su empresa, por lo que la importancia radica en motivarle para mejorar su rendimiento. Si un empleado está motivado, la rentabilidad del restaurante ya no será una preocupación para el equipo de dirección.

Reunión de camareros en la sesión de acogida

¿Qué debería factores debe incluir el plan de incorporación?

Para integrar a los nuevos empleados, los responsables de personal deben llevar a cabo una serie de acciones de coaching, darles las herramientas necesarias para acelerar su aprendizaje, adaptar su incorporación a sus necesidades, presentarles a los principales actores del restaurante y ayudarles a alcanzar sus objetivos diarios. Vamos a ver cada uno de ellos en detalle:

  • Coaching: Los nuevos empleados necesitan tiempo para integrarse completamente y para funcionar de manera independiente y productiva. Por ello, es importante que los gerentes sigan entrenando a los empleados incluso después de su fase de integración. Una gestión inteligente del restaurante requiere un entrenamiento regular.
  • Acelerar el aprendizaje: Los nuevos empleados, aunque sean profesionales experimentados, saben poco sobre la empresa, no entienden cómo funcionan realmente las cosas y tienen que adaptarse a una nueva cultura. Por lo tanto, hay que proporcionarles las herramientas y el entrenamiento necesarios para aprender rápidamente las rutinas del restaurante. Todo esto ayuda a agilizar la integración.
  • Integración personalizada: Incluso si un empleado tiene un carácter solitario en el trabajo, el gerente debería animarle a construir relaciones con sus compañeros para no sentirse excluido.
  • Conocer a los principales actores del restaurante: Además de los compañeros directos, es probable que muchos otros actores desempeñen un papel clave en el aprendizaje del nuevo empleado, pero también en su éxito en el trabajo. La importancia de la incorporación es, por lo tanto, relacional.
  • Ayudarles a alcanzar sus objetivos diarios: Superar objetivos a corto plazo es una manera poderosa de construir la confianza y el sentimiento de pertenencia de los nuevos empleados. Los gerentes deben acompañar a estos empleados en este paso para que ganen confianza en la empresa.
New call-to-action

 

La importancia de la incorporación no solo reside en su capacidad para establecer una relación de confianza entre el nuevo empleado y el resto de la empresa. Sino también en su valor a la hora de motivar, acompañar e integrar a este nuevo empleado en un equipo ya consolidado para que no se sienta perdido y pueda estar rápidamente al mismo nivel que el resto de la plantilla. Estas son las claves para llevar a cabo una buena gestión de personal desde el inicio de la relación laboral.