Evitar colas es uno de los mayores desafíos de un restaurante.  Los tiempos de espera pueden influir bastante sobre la fidelización de los clientes y la reputación de un restaurante… ¿Cómo evitarlos? Te lo contamos.

El sueño de cualquier gerente o dueño de un local es tener el restaurante lleno a diario. Sin embargo, cuando todo fluye, es porque se cuenta con una buena gestión operativa tanto en front como en back office.

El objetivo principal de este buen funcionamiento se centra básicamente en la organización para evitar largas listas de espera, y así poder caer en el riesgo de una posible fuga de clientes y desencadenar como consecuencia la pérdida de ingresos.

El business intelligence es la solución para controlar todas las áreas, ofrecer un buen servicio, y adelantarse a los posibles imprevistos que puedan surgir en el local.

4 formas de reducir los tiempos de espera de los clientes

1.Turnos de trabajo bien planificados

En primer lugar, es importante tener la plantilla organizada, de tal forma que se cuente con los empleados necesarios en cada momento. De esta manera, en horas de menor movimiento también se podrá reducir el personal por turno.

Un calendario organizado de hostelería con rotación de camareros y resto del equipo, te ayudará a disponer del personal preciso en los momentos de más actividad, y prestar un servicio de restaurante de calidad.

2. Consistencia operativa

Otra forma de reducir los tiempos de espera es contar con un buen sistema de operaciones dentro del negocio, especialmente durante las horas pico, que garantice que el restaurante funciona como un reloj.

Con un software de operaciones se puede incluir un listado de tareas diarias para garantizar el cumplimiento exhaustivo en cada zona desde el móvil o tablet y en cualquier momento.

3. Buena organización en sala

Resulta recomendable contar con un plano del espacio físico para obtener una visión general de toda la zona y tener constancia de la capacidad real y aforo del local.

Este plano nos ayudará a organizar el número de mesas, distinguiendo entre aquellas que están reservadas, y las libres que se pueden ocupar al momento; además de tener un control actualizado en tiempo real de cada servicio.

4. Formación y experiencia previa

Además de contar con el número de empleados suficiente para reducir los tiempos de espera, es importante aunar esfuerzos para que estén bien formados y puedan responder en todo momento ante las distintas situaciones.

Trata de no dejar a tus empleados solos ante el peligro. Para ello es importante la formación previa y que vayan adquiriendo, especialmente los primeros días de trabajo, la suficiente experiencia como para adaptarse a la dinámica de trabajo y tener capacidad de reacción durante el día a día.

Si inviertes tiempo en formación para conseguir personal cualificado en tu local, podrás lograr una mejor experiencia de usuario y fidelizar clientes.