La expansión mundial del coronavirus COVID-19 ha transformado nuestras sociedades de forma repentina obligándonos a paralizar temporalmente nuestras actividades cotidianas para quedarnos en casa. Estas medidas han afectado especialmente al sector de la restauración, que ha tenido que dejar de prestar su servicio en sala, aunque algunos locales mantienen su oferta de comida para llevar.

En medio de esta crisis del coronavirus, es importante encontrar estrategias y recursos que nos ayuden a salir adelante más reforzados que antes. Tanto si concibes las crisis como una oportunidad para aprender, como si te cuesta ver la luz al final del túnel, debes prepararte para hacer frente a la situación actual.

Para contribuir a reducir el impacto de la emergencia sanitaria y a sobrellevar mejor la crisis del coronavirus, hemos preparado una lista con algunas de las prácticas que puedes poner en marcha:

Estrategias de negocio

El cierre temporal de los restaurantes supone un duro examen para el negocio. Lejos de quedarnos esperando a que pase la tormenta, podemos poner en marcha diversas acciones que ayuden a nuestra empresa en el futuro. Aprovecha el tiempo para hacer todas aquellas tareas importantes, pero no urgentes, que muchas veces no llegaste a iniciar.

  • Analiza la situación de la empresa

Revisa las cifras de venta previas al cierre para conocer dónde están tus picos de consumo, qué productos son los más demandados, si funciona bien tu servicio de terraza o si están bien distribuidos los empleados por turno. Todos estos datos te permitirán adquirir una visión completa del negocio para preparar un plan de acción de cara a la reapertura.

  • Identifica puntos de mejora

Gracias al análisis de negocio también puedes conocer aquellas áreas susceptibles de mejora. Determina qué aspectos están menos optimizados y piensa cómo transformarlos. Quizá sea la organización de los procesos de trabajo, la distribución del restaurante o la gestión del aprovisionamiento. En cualquier caso, ahora es el momento de plantear todos esos cambios que llevabas tiempo pensando hacer.

  • Planea la reapertura

Una de las experiencias que más está echando de menos la gente en ecrisis del coronavirus es salir a tomar algo con amigos o comer fuera con la familia. Por eso es importante prepararse para dar la mejor bienvenida a los clientes. Entre los cambios que puedes emprender está el menú. Analiza las tendencias gastronómicas y estudia la viabilidad de renovar tu carta aprovechando el cambio de temporada.

  • Mantén el contacto con tus clientes

Durante la cuarentena, todos tenemos la necesidad de relacionarnos con el exterior, incluidos tus clientes. Aprovecha todos los canales de contacto (blog, página web, redes sociales, etc.) para comunicarte con ellos. Puedes explicarles la situación del negocio, animarlos a visitar el restaurante después de la crisis o presentarles las próximas novedades.

Estrategias financieras

Al margen de las ayudas económicas a las que pueda optar cada negocio, es recomendable trazar un plan de acción para anticiparse a las consecuencias del cierre de los negocios de hostelería por la emergencia sanitaria del coronavirus. Proponemos algunas acciones para prepararte durante este periodo.

  • Conoce tu salud financiera

Revisa las cuentas de tu negocio para saber si dispones de recursos suficientes para cubrir gastos y afrontar imprevistos. Como no es posible fijar la fecha del fin del estado de alarma, es importante definir cuánto tiempo puedes aguantar. Si no cuentas con un cierto colchón de ahorro o si tu nivel de endeudamiento no es asumible, quizá sea necesario buscar otras fuentes de financiación.

Estrategias crisis coronavirus

  • Optimiza los recursos

Es el momento de sacar el máximo partido de cada uno de los recursos del restaurante. ¿Tienes capacidad para ofrecer comida para llevar mientras esté cerrado el servicio de sala? Este modelo de negocio está siendo la tabla de salvación para algunos locales estos días.

  • Gastos, ahorro y negociación

En un momento como el actual es importante estudiar tus gastos fijos y buscar opciones para reducirlos al mínimo. Habla con tus diferentes proveedores (electricidad, telefonía, mantenimiento, software, etc.) para alcanzar acuerdos que te ayuden a ahorrar el máximo posible.

Estrategias personales

La cuarentena, la preocupación por nuestros seres queridos y la incertidumbre sobre el futuro, provocados por esta crisis del coronavirus, están poniendo a prueba nuestra salud mental. Es normal experimentar sentimientos de irritabilidad, miedo, frustración o aburrimiento. Sin embargo, existen herramientas para minimizar los efectos de la crisis.

  • Evita la sobreinformación

El hecho de estar gran parte del tiempo en casa incita a consumir televisión o prensa sin descanso. Sin embargo, a veces es necesario desconectar del problema. Por ello, es preferible limitar tu exposición mediática a unos momentos determinados del día.

  • Utiliza solo fuentes fiables

No creas todo lo que llega a través de las redes sociales o de los medios de comunicación porque muchas veces se trata de bulos que solo buscan hacer daño. Confía solo en la información que provenga de fuentes fiables y intenta contrastarla. Por ejemplo, si buscas información sobre las medidas económicas del Gobierno, consulta las páginas web de los ministerios o escucha las ruedas de prensa del comité de expertos.

  • Sigue una rutina diaria

Levantarse temprano, desayunar, vestirse, consultar el correo electrónico… Estos son algunos de los hábitos que tenemos durante nuestra jornada laboral. Mantenerlos nos ayudará a atravesar con una cierta normalidad este periodo. Además, será muy útil para poder llevar a cabo el resto de medidas que vienen a continuación.

  • Comunícate con tu personal

En la actualidad, el aislamiento físico no tiene por qué traducirse en aislamiento social. Gracias a las nuevas tecnologías, podemos hablar con las personas de nuestro entorno de manera sencilla. Además, son útiles para seguir en contacto con el equipo, que agradecerá el interés y la preocupación, incluso desde la distancia.

El sector de la restauración se enfrenta a un escenario inédito marcado por la incertidumbre de la crisis del coronavirus. La situación evoluciona día a día, lo que dificulta la planificación a corto y medio plazo. Por eso es el momento de aprovechar el tiempo libre para encontrar soluciones creativas y flexibles.