Gestión inteligente y programas de contabilidad que harán que tu restaurante se convierta en un negocio más rentable en 2018.

Aunque España es el país con más locales por habitante del mundo, es cierto que la restauración es un sector en el que estar en la brecha y mantenerse es complicado. Los establecimientos que superan el primer año, tienen muchas posibilidades de continuidad en el mercado.

La clave para alcanzar buenos resultados de caja reside básicamente en una gestión y organización óptima, ser previsor, y dotarse de herramientas y recursos tecnológicos que hagan el día a día más fácil.

El control financiero, todo un desafío para el negocio

La parte financiera y el control de las cuentas del restaurante es una de las tareas más complicadas para el restaurador. ¿Cómo conseguir que este 2018 sea más rentable?

1. Automatizar la facturación e implantar programas de contabilidad.

Si tienes apiladas montones de facturas que posteriormente acabarán en una gestoría, es hora de plantearse un cambio sustancial desde cero. Es importante tener controlado y automatizar el flujo de caja, las propinas, las facturas y el dinero en efectivo, así como los pedidos online y toda la información de proveedores.

Además, un software de gestión compatible con cualquier programa de facturación, que ayude a contabilizar de forma exhaustiva las cuentas del restaurante, ayudará a hacer una previsión de ventas en restauración.

2. No dejar todo para el último momento

Llevar un control más constante sin dejar mucho intervalo de tiempo es fundamental. Por ejemplo, por semanas, sin dejar toda esta parte para final de mes. De esta forma se podrán comparar los periodos de más ventas, y los menos fructíferos.

La transformación digital y el business intelligence están consiguiendo que esta labor, tan complicada para los dueños y gerentes de los restaurantes, la lleven a cabo otras herramientas y soluciones que en un solo clic permiten tener total control sobre todas las áreas, en particular sobre la parte financiera del local. 

3. Revisar la contabilidad sobre la base devengada en lugar de a base de efectivo

Es decir, desde el momento que se produce la obligación del pago o ingreso, y no cuando se hacen realmente efectivos. De esta forma, nos haremos una idea más realista de los ingresos y gastos reales, que la que la contabilidad en efectivo puede proporcionar.

4. Cotejar el saldo de los bancos con las tarjetas de crédito mensualmente

Esta comprobación mes a mes evitará sustos a final de año y la abrumadora tarea de tener que comprobar este groso.

5. Externalizar esta labor a un equipo o gestoría con experiencia en programas de contabilidad y sistemas contables para establecimientos del sector horeca.

Es importante que estén familiarizados y conozcan bien el sector. 

6. Asegurar que las nóminas están desglosadas y son específicas para cada miembro del personal.

Tanto de los que están en front como en back office (equipo de cocina, personal de mesas, en barra, camareros, gerente, etc.) permitirá tener más claro el gasto de personal, llevando a cabo una mejor distribución.

Un sistema de gestión que facilite la contabilización de las horas trabajadas y para calcular de forma más sencilla las variables de la nómina, ayudará a gestionar de forma fácil todo lo relacionado con la plantilla.