En los tiempos que corren no cabe ninguna duda que un buen plan de marketing es imprescindible para el éxito de cualquier cadena de hostelería o restaurante independiente. 

Sin embargo, aunque en el sector somos conscientes de que contar con un plan atrae más clientes y aumenta la reputación de marca, hacerlo bien supone subir un escalón.

A continuación, os contamos cuales son las 4 fases clave que hay que dar para diseñar el plan de marketing para un restaurante:

1. ANÁLISIS PRELIMINAR

Durante esta primera fase, se debe hacer un análisis previo de las características del negocio de restauración.

Si el restaurante está en fase de apertura, nos deberemos plantear cuestiones tan esenciales como el concepto, cuál es nuestra competencia, qué queremos transmitir, etc.

En cambio, si el local está abierto desde hace tiempo, deberemos comparar ciertos datos del año anterior, y ver qué factores indican que lo estamos haciendo bien, qué nuevas ideas podemos implantar, y cuáles son los indicadores que debilitan nuestros objetivos o nos interesa eliminar.

  • Un análisis preliminar implicar hace un estudio interno, en el que se pondrá encima de la mesa la información sobre la actividad diaria, y en el que deberán plantearse cuestiones tan relevantes como puntos fuertes/dé, cómo nos gustaría que fueran nuestros potenciales clientes, cómo funciona nuestro personal, cuáles son nuestros verdaderos intereses, etc.

El análisis DAFO aportará datos muy interesantes para completar este análisis interno del restaurante.

  • Por otro lado, en esta fase de análisis llevaremos a cabo un estudio de la competencia y aspectos externos, tales como la ubicación del restaurante, puntos débiles y fuertes de la competencia y el consumidor.

2. OBJETIVOS DEL PLAN DE MARKETING

  • Objetivos en cifras: todos aquellos datos numéricos que se pueden contabilizar, como los ingresos a los que queremos llegar, el gasto previsto, y aquellos datos extraídos del análisis de marketing como el número de impresiones, clics, etc.

3. CANALES DE MARKETING

En tercer lugar y una vez tengamos claro los objetivos, vamos a trazar los canales de marketing que vamos a emplear para llevar a cabo el plan.

  • Imagen y oferta gastronómica que se va a servir en el restaurante.

Es conveniente hacer un shooting fotográfico, si es necesario dando un lavado de cara al local, o renovando la carta con nuevos platos y sugerencias, y además proporcionar todas estas novedades al equipo de marketing.

  • Campañas para captar clientes: a través de Google My Business o Google Adwords, tripadvisor.

Por otra parte, si se cuenta o se tiene intención de incorporar servicio de delivery, es necesario estar en apps como Deliveroo o Just Eat, por ejemplo.

  • Canales en los que se genera un interés de consumo. Es importante llevar a cabo campañas de SEO para el restaurante a través del posicionamiento orgánico, y campañas de pago, de tal forma que cuando nos busquen aparezcamos entre los primeros resultados.

4. MEDIR RESULTADOS

Por último, es imprescindible medir todos los resultados del plan de marketing de forma constante y actuar en función de los resultados.

Una vez hayamos puesto en marcha el Plan de Marketing habrá varios canales que podrán ayudarnos a medir resultados y seguir mejorando la estrategia día a día:

  • Google Analytics: herramienta básica de medición para la web de tu negocio, el blog, etc.
  • Semrush, Sistrix y otras herramientas SEO: para analizar el SEO de la web de tu negocio. El posicionamiento web es fundamental.
  • Analíticas de redes: si cuentas con redes sociales es interesante que accedas a las analíticas que ofrecen. Eso sí, acuérdate de hacerlo con regularidad para no perder información de ningún mes, pues hay ciertos accesos que tienen temporalidad.

Es importante asumir una estrategia de marketing requiere de tiempo y esfuerzo.

Así, ante la falta de tiempo, puede ser una buena idea contar con alguien que te apoye con ello e incluso formar un equipo, dependiendo del volumen de tu negocio.

Otra buena alternativa es contratar los servicios de una agencia.

En definitiva, llevar a cabo un buen plan de marketing en el restaurante, bien diseñado y definido, ayuda a entender los puntos fuertes del negocio y potenciar aquellos aspectos clave que necesiten mejora.

De esta manera podremos generar más ventas y en definitiva, mejorar el servicio y la atención al cliente.