Gran parte del éxito de cualquier negocio de restauración depende del nivel de cualificación y de la gestión del manager, al que se le pide dominar tantas disciplinas diferentes (personal, finanzas, inventario), que muchas veces carece de tiempo para dedicarse a mejorar el nivel de servicio de los clientes. Gracias a la tecnología de gestión de restaurantes, los gerentes podrán estandarizar las tareas más automáticas y dedicarse a generar valor. 

Cuando un negocio de restauración no cuenta con tecnología, tienden a acumularse una innumerable cantidad de tareas sobre los hombros de los managers, que han de hacerse con multitud de áreas a la vez. Sin embargo, la realidad nos dice que la actividad de un restaurante es a veces tan estresante, que aún con un elevado grado de implicación por parte de los managers y con los cinco sentidos puestos en marcha, es difícil llegar a todo. Los gerentes, sin duda, son humanos, y en ocasiones para atender todas las tareas, deben restar tiempo a otras.

El desafío de cualquier gerente de restaurante está en poder gestionar todas las áreas de manera óptima y a la vez dar un buen nivel de servicio a los clientes, motivar a los empleados y en definitiva generar valor añadido… ¿Pero cómo es este día a día cuándo cuenta con tecnología y cuándo no? Veámoslo.

¿Cómo es el día a día del gerente en un restaurante sin tecnología?

En primer lugar, muy complicado. El gerente de un restaurante sin un software de restauración tiene que ser una especie de ”superhombre” que debe saber prácticamente de todo.

  • Deberá saber de finanzas. Tendrá que llevar al día el control de gasto y calcular el presupuesto establecido y previsible para cada día, una previsión de ventas, escandallos, etc.
  • También tiene que controlar y ser capaz de analizar las ventas y la productividad de sus empleados.
  • Organizar los turnos de su personal, con todo lo que ello supone (vacaciones, faltas de asistencia, enfermedad, imprevistos, etc.).
  • Supervisar que todos los equipos funcionen y estar preparado por posibles roturas y reparaciones de última hora, así como saber que todos tienen una puesta a punto en regla.

Después de revisar toda esta lista, seamos realistas… ¿Cuán fácil es atender toda esta cantidad de tareas, anticiparse a posibles imprevistos y al mismo tiempo dedicar tiempo a generar valor?

Efectivamente, se trata de un escenario complicado y en el mejor de los casos, en el que se logren realizar todas estas tareas, nunca se podrán cumplir con la misma velocidad que con el uso de una tecnología. Por ejemplo, pensemos para la gestión de turnos automática.

Cuando el manager del restaurante no logra llegar a todo

Si el manager se ve abrumado por todas las tareas, pueden generarse las siguientes consecuencias:

  • Pérdida del nivel de servicio: el no disponer de tiempo suficiente le impide centrarse en sus clientes y también desempeñar la labor de team building, tan necesaria para generar buen ambiente de trabajo en el equipo.
  • El nivel de complejidad de las tareas crece y el gerente se puede ver cada vez más abrumado.
  • Encontrar un manager de restaurante que pueda realizar todas las tareas especializadas de diferentes áreas es complicado: reclutar gerentes para nuestro restaurante con las capacidades adecuadas se puede convertir en una misión imposible. 
  • Aumenta el grado de dependencia: desde el punto de vista organizativo, no conviene depender de una sola persona para tal cantidad de tareas. Si esta persona tiene que ausentarse en algún momento o falta, no tendremos capacidad de respuesta.

¿No sabes por donde empezar? ¡Te echamos un cable! Contacta con nosotros

El manager con tecnología a su disposición… cuando la situación cambia

Ante estas dificultades, la tecnología de restauración se ha demostrado como un aliado ideal para automatizar multitud de tareas que realmente no deberían requerir la intervención humana, por su cariz repetitivo o más técnico.

Así pues… ¿qué tal si probamos a implantar en nuestro restaurante una herramienta de gestión que sea capaz de facilitar la vida al manager del restaurante?

Un software que pueda consultarse en cualquier momento y desde cualquier lugar para tener controlado todo el negocio, y automatizar la gestión de diferentes aspectos como:

  • La gestión operativa del personal: turnos, ausencias, vacaciones, etc.
  • Gestión financiera: previsión de ventas, presupuestos, etc.
  • Analíticas de negocio.
  • Auditorías de operaciones.
  • Medición de la satisfacción de los clientes.
  • Gestión y mantenimiento de equipos.

Como consecuencia de esta automatización, además de liberar a los managers, el negocio podrá beneficiarse de numerosos aspectos, como refleja esta tabla:

Una oportunidad para que el gerente brille generando valor

Como decimos, contar con una tecnología integrada de restauración con la que automatizar y sistematizar numerosas tareas, permitirá al gerente de un restaurante dedicarse a tareas en las que realmente puede brillar su gestión. Os ponemos un ejemplo con tres de las más importantes:

  • Dar un mejor servicio al cliente: Esta debería ser la tarea esencial del manager de restaurante, a la que ahora podrá dedicarse con mucho más foco, generando valor a través de la creación de experiencias. Las herramientas de satisfacción al cliente le servirán para contar con los datos necesarios que apoyen este servicio.
  • Team building: una vez los turnos, ausencias y otras incidencias de personal estén sistematizadas con una herramienta de gestión de personal, el manager podrá disponer de tiempo para fortalecer su equipo, más allá de las tareas transaccionales: desarrollo de carrera, motivación, formación, etc.
  • Analítica de negocio: apoyado por las herramientas tecnológicas, el manager podrá ofrecer a los dueños de la empresa una serie de KPI’s, predicciones e informes que llevarán al restaurante al siguiente nivel de rendimiento.