La experiencia reciente con el covid-19 ha puesto de manifiesto el auge del teletrabajo como un sistema efectivo de organización laboral. Antes de la pandemia, ya había negocios que habían apostado fuertemente por esta fórmula de gestión, más flexible y adaptable. Un ejemplo de ello es la apetecible insignia Manolo bakes, famosa por sus deliciosos productos dulces y salados.

Hablamos con Daniel Herrero, director de People & Talent de Manolo bakes, sobre cómo se importa el modelo del teletrabajo al sector de la hostelería. En especial, en aquellas funciones menos conocidas que no implican el trabajo de cara al público, como la gestión de compras, de operaciones o de recursos humanos.

La historia de Manolo Bakes y el trabajo en remoto

Manolo bakes es una empresa con poco más de dos años de vida formada por gente muy joven en todos los departamentos de las oficinas. “Desde su nacimiento, siempre hemos tenido claro que digitalizar todos los procesos (Recursos Humanos, Operaciones, Compras, etc.) era fundamental para poder gestionar la empresa de manera escalable, teniendo en cuenta el crecimiento exponencial que hemos tenido y que seguiremos teniendo en los próximos años”.

Por ello, desde el principio siempre han contado con herramientas digitales tanto para labores de gestión como comunicación interna y externa. De esta forma han logrado que todos los trabajadores de las oficinas puedan trabajar de manera independiente desde casa con total normalidad. Lo mismo ocurre en las stores. “Desde el principio hemos formado a todos los empleados, sobre todo a los managers, para utilizar en su trabajo diario dichas herramientas y que la comunicación entre ellos y los distintos departamentos sea lo más fluida y eficaz posible, siempre en tiempo real”.

Con motivo del coronavirus, la compañía ha realizado un proceso de adaptación de sus oficinas para que los empleados puedan elegir si trabajan desde casa o desde las oficinas. “Aunque hemos habilitado las oficinas con todos los EPI y medidas de seguridad necesarias para afrontar nuestra jornada fuera de peligro, queremos avanzar como compañía en este tipo de políticas”. El uso habitual de herramientas digitales de gestión de hostelería les permite que la calidad y eficacia del trabajo “sea idéntica desde cualquier lugar”.

¿Qué ventajas ofrece el trabajo en remoto?

Flexibilidad

Herrero lo tiene claro: “Sobre todo, la flexibilidad de poder trabajar en cualquier parte”. Además, las herramientas en la nube con aplicación móvil, “nos permite trabajar sin necesidad de llevar un PC encima y en cualquier lugar a través de nuestro teléfono o tablet”. En este sentido, ocurre lo mismo con los gerentes de los locales; aunque pueden cumplir sus funciones de gestión en la tienda, muchas veces eligen continuar desde casa con la comodidad de utilizar todas las herramientas digitales online en cualquier lugar.

Conciliación y seguridad

“En Manolo bakes nos estamos acostumbrando a las ventajas del teletrabajo, sobre todo de eficiencia y conciliación de la vida familiar. Todos poseemos equipos y herramientas para hacerlo”. De esta forma, además se cercioran de que la seguridad de nuestros empleados está completamente garantizada.

Eficiencia, escalabilidad y homogeneidad

“La única forma de que una empresa como la nuestra sea efectiva en su crecimiento y escalable es contar con herramientas digitales que nos permitan que la gestión de 10, 100 o 1000 locales sea eficaz y con la misma operativa, asegurándonos de que las metodologías de trabajo de nuestra marca sean idénticas en cualquiera de ellas”.

Optimización del tiempo

Trabajar en remoto permite concentrarse con gran facilidad y, además de trabajar más rápido, aprovechar mucho más el tiempo y analizar los KPIs de una forma más eficaz para tomar decisiones. Para Herrero, “ya no sólo es el ahorro de tiempo que supone la ida y vuelta diaria desde casa a la oficina, sino el tiempo que te roban cada día los mal denominados «ladrones de tiempo»”.

La clave del éxito: combinar trabajo en remoto y presencial

Aunque la tecnología y las herramientas digitales ya permiten trabajar en equipo sin necesidad de compartir el mismo lugar, “en muchas ocasiones, veo fundamentales las reuniones presenciales y trabajar en comunidad”. No solo se trata de “desarrollarnos socialmente y poder aprender del resto de compañeros de trabajo”, sino que, además, “trabajando en común añadimos muchos matices como la comunicación no verbal, que es más complicado tener en videoconferencia”.

Fomentando una cultura de digitalización, Herrero ve factible realizar la gestión de personal en hostelería en remoto, así como otras áreas, como finanzas o compras. En el caso de un departamento de operaciones, es más complicado, al menos todas sus funciones. En el caso de Manolo bakes, sus responsables de área y de tiendas de pueden desempeñar muchas tareas del puesto en remoto gracias a que disponen de la tecnología suficiente para poder hacerlo. “Pero siempre habrá trabajo que realizar in situ, como los inventarios, mejoras en la operativa, etc.”.

En definitiva, para Herrero “las empresas van de personas”. Por ello, las relaciones sociales entre todos los miembros de la organización “son fundamentales para nuestro propio desarrollo profesional y para fomentar interna y externamente la cultura y filosofía de empresa”.

Cafetería Narvaez