5 razones por las que las predicciones guiadas por la intuición no funcionan para estimar las ventas de un restaurante.

Durante mucho tiempo se ha confiado en el instinto para intentar calcular las ventas de un restaurante.

Sin embargo, este sistema puede dar lugar a errores e ineficiencias, como aprovisionar producto de más o planificar más empleados, “por si acaso”.

En un entorno cada vez más competitivo, con márgenes cada vez más ajustados y en el que se busca optimizar la productividad, este cálculo intuitivo ha dejado de ser la mejor opción.

De ahí que sea importante realizar las previsiones de ventas basándose en un histórico de datos, y, si es posible, apoyándose en soluciones tecnológicas que permiten realizar estas proyecciones de forma rápida y sencilla y aportarán fiabilidad a los cálculos.

5 razones por las que la intuición en la gestión de un restaurante es imprecisa

1. Contar con el personal óptimo en cada momento

Cuando el cálculo de personal no es adecuado en cada franja horaria, la productividad sufre.

Los desafíos más importantes dentro de un restaurante tienen que ver con:

  • El tiempo de desfase en 10 o 15 minutos de cada comanda, que puede provocar retrasos importantes.
  • No contar con el número de empleados suficiente en los picos de trabajo.
  • Estar sobredimensionado o tener demasiado personal, pero mal organizado por áreas.

La labor de proyección de personal puede llevar horas cada semana a un gerente.

Soluciones como GIRnet gestión de personal, que automatizan esta tarea realizándola con máxima precisión en apenas unos minutos, facilitan esta labor considerablemente.

2. Cumplir con la normativa tratando de tener en cuenta las preferencias de los empleados

Cumplir con la legislación laboral y los convenios de hostelería cuidando y valorando las preferencias del equipo de trabajo es de vital importancia.

La legislación incluye y regula los turnos máximos, el derecho al descanso mínimo, las paradas durante la jornada de trabajo, etc.

El optimizador de turnos tiene en cuenta todas las restricciones, tanto legales como corporativas,  los distintos tipos de contratos que conforman el mix del negocio, o la posibilidad de incluir horas extras o complementarias, etc.

Además, permite incorporar también las preferencias de la plantilla, con el objetivo de facilitar la conciliación de la vida personal y laboral, sin afectar a la productividad.

3. La climatología y los eventos inesperados, un desafío para predecir las ventas del restaurante

Aunque cada vez hay más información fiable, el clima o aquellos hechos inesperados que hacen que el restaurante esté lleno o vacío continúan siendo algunos de los acontecimientos más complicados de predecir para la restauración.

Por ello, es importante establecer comparaciones con días anteriores equivalentes o comparables de cara a prever posibles hechos futuros que harán que nuestro local tenga más actividad de la normal.

4. Dejar escapar el talento y personal cualificado 

Hemos de tener en cuenta, además, que la intuición es personal e intransferible, es decir, difícilmente compartible entre diversos empleados o estamentos del negocio, y que se va cuando un empleado abandona la compañía, dejando sin pistas al negocio.

Y ante el reto de tener que formar al personal nuevo, hasta que llegue a adquirir ese “instinto” y experiencia.

Utilizar herramientas de previsión de las ventas no solo ayuda a realizar esta labor de forma más rápida y precisa.

También permite incorporar ese conocimiento a la inteligencia de negocio de “la casa”, generando un histórico comparable que se convertirá en un gran activo para el análisis y la toma de decisiones.

5. La demanda y necesidades de los clientes están cambiando

El delivery está cada vez más en auge, y hay empresas dedicadas expresamente a este servicio de entrega a domicilio como Just Eat, Uber Eats o Deliveroo, donde el cliente espera rapidez y calidad del pedido.

Tener muy claro en qué áreas o canales se está registrando una mayor demanda, y entender cómo esa demanda nos afecta en nuestra previsión de personal, tanto en el back office como en el front office, por ejemplo, es fundamental.

A medida que los restaurantes evolucionan, la capacidad de predecir con herramientas tecnológicas es más importante que nunca hasta el momento.

Como puedes comprobar la intuición ya no es algo que funcione en restauración.

Por ello seguir la evolución con soluciones que te permitan llevar el control financiero, las previsiones y la evolución de tu negocio en tiempo real desde cualquier dispositivo, y con datos verídicos, te ayudará a predecir las ventas y obtener grandes resultados.