A medida que avanza el proceso de reapertura de terrazas y locales es necesario ir dando los últimos detalles para que todo esté listo. Anteriormente os contamos cómo optimizar el personal y los horarios de apertura. En esta ocasión, vamos a hablar de cinco elementos fundamentales que debemos tener en cuenta para atender a nuestros clientes de la mejor manera posible y animarlos a que vuelvan.

El buen tiempo y el fin del confinamiento están de nuestro lado. La gente tiene ganas de salir de nuevo a tomar algo fuera de casa y hay que aprovecharlo para remontar la situación. Ahora que empezamos a ver la luz al final del túnel, es el momento de empezar la recuperación sin olvidarnos de la distancia social y de la higiene.

Aquí os contamos qué estrategias aplicar para garantizar la seguridad y la comodidad tanto de nuestros clientes como de nuestros empleados:

5 factores que no podemos olvidar para la apertura

1. Mantener la máxima limpieza de las instalaciones, maquinaria y utensilios: Desde las sillas a los baños pasando por las superficies de cocinado o la zona de barra, todas las áreas del restaurante deben ser desinfectadas de forma periódica. En función del nivel de contacto, algunas requerirán una limpieza más continua, como los pomos de las puertas o la vajilla.

Como vemos, la lista de elementos a los que tenemos que prestar atención es extensa. Establecer unos protocolos claros y exhaustivos de higiene, así como llevar a cabo un buen seguimiento mediante sistemas de auditoría nos ayudará a tener controlada la limpieza.

2. Reducir los riesgos de exposición: Para facilitar y agilizar la desinfección de todos los elementos del local, es recomendable eliminar aquellos elementos no imprescindibles que pueden suponer un foco de contagio, por ejemplo, algunos objetos de decoración (flores o velas en las mesas), mobiliario, equipamiento técnico en desuso, etc. En el caso de artículos imprescindibles, como las cartas, se están encontrando soluciones alternativas, como descargarlas por internet mediante códigos QR.

No hablamos únicamente de la sala y a la terraza, sino que esta sugerencia también se extiende a la cocina o los almacenes. Quizá es un buen momento para deshacernos de aquellos aparatos que llevan tiempo sin funcionar. Al fin y al cabo, cuantos menos elementos haya, menos habrá que limpiar, más rápido se hará la desinfección y mayores garantías de higiene tendremos.

3. Proteger a los empleados: Ofrecerles los elementos de protección necesarios para poder llevar a cabo su trabajo con seguridad es uno de los primeros pasos para garantizar una reapertura segura. Esto incluye:
– El uso de mascarilla.
– Rl cambio diario de uniforme, solo podrá utilizarse dentro del lugar de trabajo.
– La desinfección continua de manos.
– Una distancia de seguridad entre los empleados.

Finalmente, para que estas medidas sean realmente efectivas, es imprescindible formar a todos los profesionales sobre el uso correcto de los Equipos de Protección Individual (EPI), así como sobre la limpieza del local.

4. Garantizar la distancia social: el aislamiento físico ha demostrado ser una de las medidas más eficaces para evitar la propagación del virus y, de momento, ha venido para quedarse un tiempo. Es responsabilidad del restaurador garantizar la seguridad dentro de sus instalaciones.

Para facilitar la asistencia a los locales sin poner en riesgo la salud de nadie, están surgiendo ideas creativas y novedosas que se unen a las exigencias legales de reducción de aforo. Aparte del aumento de la separación entre las mesas, algunos hosteleros están optando por instalar mamparas y otros elementos divisores que garantizan una separación óptima.

5. Evitar las aglomeraciones: Además de garantizar la separación dentro del local o de la terraza, es importante hacer lo que esté en nuestra mano para evitar las aglomeraciones en las entradas y los alrededores del local porque no solo puede ser peligroso, sino que puede desalentar a posibles clientes que perciben un riesgo potencial. En algunos locales se está optando por las reservas, también en terraza, telefónicas o a través de páginas web.

Cumplir escrupulosamente las normas de distancia social e higiene no solo evitará los contagios, sino que dará una imagen de seguridad a los clientes y empleados que les ayudará a sentirse más tranquilos acudiendo al restaurante. Todas estas medidas se unen a las ya previstas por todos aquellos establecimientos que han decidido organizar su área de pedidos a domicilio o para llevar.

Conoce #Reboot: Soluciones COVID-19 para reiniciar la hostelería