Si estás pensando en abrir un restaurante o un bar, uno de los aspectos que primero te rondarán por la cabeza es “¿qué nombre le pongo a mi restaurante?”. Una buena elección es determinante y fundamental. Además de identificar nuestro sitio, dice mucho sobre lo que somos y ofrecemos.

En definitiva, el nombre de nuestro negocio es un resumen de nuestros valores y filosofía. De ahí que sea tan importante elegir bien. Aunque este ejercicio pueda parecer sencillo, no lo es. Existen tantas posibilidades de nombres para restaurantes como locales hay abiertos, y conseguir una marca que nos describa en prácticamente una palabra o una frase se convierte en todo un reto.

Buscar el nombre ideal se suma al resto de desafíos que implica abrir un establecimiento.

El nombre para tu restaurante: inspiración + estrategia

El nombre nos define, nos sitúa y engloba nuestra esencia y nuestro concepto de restauración. De ahí que para su elección no solo debamos decantarnos por uno que nos guste mucho, sino que además debe sere el más conveniente e idóneo.

Es importante que seamos objetivos y fijarnos en ciertos aspectos de base para no caer en una elección demasiado inspiracional y personal que pueda poner en riesgo nuestra imagen y reputación de marca.

La selección de un buen nombre lleva detrás toda una estrategia de marketing que tiene en cuenta algunos básicos como el menú, el concepto, el tipo de cocina, los colores, la filosofía, el ambiente, la ubicación, o hasta los propios nombres de sus socios, que aunque esta tendencia ahora está demodé, en algunas ocasiones puede dar juego para construir la marca.

Antes de nada, echemos un vistazo a los siguientes tips y cuestiones previas…

Cómo elegir el mejor nombre para tu restaurante 

No te precipites

Es frecuente comprobar cómo cantidad de emprendedores tienen claro el nombre de su próximo negocio de restauración. Es importante visualizar el éxito, pero si antes de elegir la ubicación o la temática ya lo tienes claro, entonces debes seguir leyendo los siguientes puntos…

En ningún caso hay que precipitarse. El nombre que ya tienes pensado significa mucho para ti, pero ¿te has parado a pensar si gustará al público o atraerá potenciales clientes? Quizá suene demasiado raro o complicado de recordar, o por el contrario pueda resultar excesivamente común.

El concepto

En segundo lugar, a la hora de elegir el nombre, debes tener muy claro el concepto y filosofía que te mueve a montar el negocio de hostelería.

Es decir, el producto que vas a ofrecer (tipo de comida, organización, el nivel de creatividad de los platos, etc.) con el objetivo de que pueda atraer y encajar con el público.

Un nombre genérico, temático, o un juego de palabras, puede ser más impersonal. Por ejemplo “Las mil y una tapas”. En cambio, por ejemplo, los nombres de restaurante asociados a un cocinero, implican una responsabilidad mucho mayor, porque el restaurante en sí es la persona y su equipo.

Comprueba que no esté registrado

Tendemos a pensar que somos originales, pero no podemos imaginar la cantidad de nombres comerciales que se repiten.

Una vez lo tengamos más o menos elegido, es importante comprobar en la Oficina Española de Patentes y Marcas (OEPM) si está ya registrado. Si no existe, podremos registrar el nuestro, con una duración de 10 años, renovable cada 10 de forma sucesiva, y dicho registro impedirá que otros negocios de hostelería puedan adquirir el mismo nombre.

Si por el contrario ya está registrado, en este caso es conveniente tener varios nombres en mente por si acaso.

Además de estos pasos previos, es importante tener en cuenta varios aspectos que ayudarán a construir el nombre definitivo.

Tips para construir tu nombre de marca perfecto 

Sería interesante contar con alguien al lado que te ayude a valorar todo el conjunto, o dotarte de un equipo de marketing con amplia experiencia, que genere junto a tu plan de negocio, una estrategia alrededor del nombre del restaurante.

1. Define muy bien: un nombre para cada cosa.

Eva Ballarin distingue muy bien esta parte. El restaurante es una sociedad, y como tal debemos pensar en:

  • El nombre de la sociedad, que seguramente sea diferente al nombre de marca.
  • El nombre de la marca, que irá estampado en todo el packaging, y distintas partes del local.
  • El nombre del dominio web, imprescindible, porque es uno de los medios por los que daremos gran parte de visibilidad y publicidad al restaurante.

2. Estrategia a la hora de elegirlo

  • Que sea memorable y fácil de recordar

Un nombre de restaurante debe ser llamativo, y al mismo tiempo sencillo, a poder ser breve, y fácil de recordar.

  • Piensa en juegos de palabras

Los juegos de palabras suelen dar buen resultado. O en distintos contextos adaptados a la temática de tu local. Puedes optar por algunos nombres relacionados con la temática de tu local, con las comida típicas, procedencia, etc. (si es mexicana o árabe, sonarán muy bien términos de la zona o relacionados, como “Taco Bell”, “Panchito” o “Falafel”).

  • Debe estar pensado para ir adaptado a varios formatos

Debemos pensar que los nombres para restaurantes tienen que que tener un logo, y quedar bien en distintos formatos impresos y de packaging (rótulos, manteles, servilletas, tarjetas de visita, etc.).

Además, también se adaptará en formato digital -a la web, y las distintas redes sociales– y debe ser reconocible por el gigante Google, por lo que es importante que sea fácilmente legible.

3. Recurre a los generadores de nombres 

Si aun así no te cuadra ninguna idea, puedes recurrir a los generadores de nombres de restaurantes online. Hay bastantes en el mercado, gratis, y pueden ayudarte a crear el tuyo.

4. Hacer una encuesta y obtener engagement de los usuarios

También es buena idea lanzar una encuesta en redes sociales para contar con las opiniones y el engagement de los usuarios. Seguramente obtengas más ideas de las que pensabas.