¿Alguna vez te has preguntado cómo será la comida del futuro? Aquí no tenemos una bola para ver el futuro, pero sí que podemos decirte lo que los expertos creen que comeremos. Si quieres descubrirlo, sigue leyendo.

Cómo será la comida del futuro

Uno de los grandes retos que tiene por delante la humanidad es acabar con el hambre en el Mundo. Para ello, y dado que cada vez hay más gente en el planeta y los recursos disminuyen, es necesario pensar en nuevas formas de generar alimentos. Una de las alternativas que se están barajando es  cultivar carne en el laboratorio.

Del laboratorio a tu mesa

La llamada “carne de laboratorio” se obtendría mediante el cultivo de células madre de diversos animales (vacas, cerdos…) hasta dar grandes porciones de carne. Aunque la tecnología está aún en desarrollo, se estima que no pasará mucho tiempo antes de que esta carne esté disponible para el gran público.

Aunque los consumidores pueden mirar con recelo la carne producida en un laboratorio, lo cierto es que diferentes sectores se han pronunciado a favor de esta alternativa. Los grupos pro derechos de los animales destacan por ejemplo que la carne obtenida por este medio elimina los problemas éticos asociados al consumo de carne tradicional.

Hay una mosca en mi sopa

Algunos torcerán el gesto al pensar en comer insectos, pero ya se hace en muchos lugares del mundo. Además, la carne de los insectos es más rica en proteínas, y los costes de crianza son mucho menores que los de, por ejemplo, una vaca.

Por eso la FAO ha propuesto comer insectos para combatir el hombre, y algunos restaurantes ya se animan a incluirlos entre sus platos. En la actualidad, al menos 1.400 especies de insectos se comen en muchos países de África, América Latina y Asia.

Cultivando en el fondo del mar

No hay mucha más tierra de cultivo disponible en el planeta. ¿Cómo se pueden producir más alimentos si no queda tierra? Fácil, produciéndolos en el mar. Es lo que hacen las granjas de algas.

Las algas son organismos simples, unicelulares que pueden crecer muy rápidamente en el mar, en aguas contaminadas y en lugares que matarían normalmente a los cultivos de alimentos. Las algas son en la parte inferior de la cadena alimenticia, pero que ya se consumen ampliamente en Japón y China.

No sabemos a ciencia cierta cómo será la comida del futuro, pero sí cómo podría ser. Aquí hemos visto algunas posibilidades. Y tú, ¿qué opinas?